Discurso de César Cigliutti, presidente de la CHA, en la inauguración de la estación Carlos Jáuregui

A continuación reproducimos el discurso de César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina – CHA, pronunciado en el acto de inauguración de la estación Santa Fe – Carlos Jáuregui el día 20 de marzo de 2017.

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por unanimidad el proyecto de Ley para denominar Carlos Jáuregui, fundador y primer Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), a esta nueva estación de subte de la Línea “H” ubicada en el cruce de la Avenida Santa Fe con la Avenida Pueyrredón.

El proyecto presentado por Maximiliano Ferraro (de la CCARI), Pablo Ferreyra y Carlos Tomada (del FPV) contó con la adhesión de todos los partidos políticos de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Se realizó también una audiencia pública en la que participamos y fue promulgada por el Poder Ejecutivo de la Ciudad de Buenos Aires.

Y hoy estamos, finalmente en la inauguración de la estación Santa Fe – Carlos Jáuregui para dar testimonio no sólo de la importancia de ese nombre sino también de la necesidad de hacerlo para seguir la construcción de una sociedad sobre los valores de diversidad, igualdad e inclusión.

Carlos Jáuregui, como primer Presidente de la CHA, en 1984 y luego como titular de Gays por los Derechos Civiles, en 1991, le dio su propia identidad y visibilidad a toda nuestra comunidad lésbica, gay, bisexual, trans, travesti e intersexual (LGBTTI) en la época más desafiante y de mayor discriminación. Fue la primera persona que dio su nombre y apellido a nuestros reclamos de igualdad de derechos en Argentina y muchas personas nos sentíamos digna y sólidamente representados por la valentía de Carlos. Y le dio al movimiento LGBTTI uno de los aportes más trascendentes: concebir nuestros reclamos en el marco de los derechos humanos.

Y es este marco de derechos humanos, incorporado a la Constitución Nacional en 1994, el que permite entender que las luchas de toda nuestra comunidad son esfuerzos por la construcción de una sociedad más diversa, inclusiva e igualitaria.

Y es también este mismo marco el que permite ver que esa construcción precisa de la inclusión completa de todas las personas LGBTTI, por lo que resultan imprescindibles aprobar leyes de cupo trans y detener la represión policial a las personas travestis, trans, lesbianas y gays en la Ciudad de Buenos Aires y en todo el país, y la aprobación de una ley antidiscriminatoria nacional que permita cambiar las matrices culturales de la discriminación, la xenofobia y el racismo a través de la educación pública, entre otras necesidades.

Esta estación en un lugar tan emblemático para nuestra comunidad LGBTTI como es la esquina de Avda. Santa Fe y Pueyrredón, reconoce y reivindica su valentía, generosidad y entrega y también toda nuestra historia de conquistas.

La esquina de las avenidas Santa Fe y Pueyrredón fue un lugar de encuentro de nuestra comunidad en el retorno de la democracia, cuando estaban vigentes los edictos policiales y también la represión policial.

En esa esquina con Carlos Jáuregui distribuíamos volantes y hacíamos las primeras campañas como qué hacer ante una razzia, qué hacer si te detienen.

Volanteamos para las primeras conferencias para informar sobre el VIH-Sida, entregábamos los boletines informativos y también convocábamos a la primera Marcha del Orgullo.

Quiero pronunciar de nuevo una de las frases de Carlos: “En una sociedad que nos educa en la vergüenza, el orgullo es una respuesta política” porque la conquista de sentir orgullo es la principal de todas las conquistas. Es la fundante con la que vivimos y trabajamos para conseguir nuestros derechos y para reivindicar nuestra identidad.

Y también la última consigna que compartimos: “En el origen de nuestra lucha está el deseo de todas la libertades”.

La estación de subterráneo con el nombre de Carlos Jáuregui es la expresión y la reivindicación de ese orgullo y de ese origen.

Muchas gracias.