HISTÓRICO: #FueTravesticidio. Sentencia por el crimen de Diana Sacayán. Perpetua por crimen de odio a la identidad de género y violencia de género

por-diana

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Ciudad de Buenos Aires condenó a prisión perpetua a Gabriel David Marino como coautor del “homicidio agravado por odio de género y violencia de género” de Diana Sacayán, asesinada de 13 puñaladas en su departamento del barrio porteño de Flores, en 2015.

El fallo es histórico por cuanto el tribunal consideró que se trató de un crimen de odio y que medió la violencia de género, es la primera vez que la justicia aplica el crimen de odio (travesticidio) señalado en el artículo 80, inciso 4 del Código Penal, en concurso ideal con el artículo 80 inciso 11, por haber sido cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género (femicidio), en consonancia con los amicus curiae presentados por la Comunidad Homosexual Argentina – CHA.“DIana Sacayán fue víctima de un travesticidio, un crimen de oido basado en su identidad de género. Su brutal asesinato exigía una respuesta contundente e histórica por parte de la Justicia, tras largos y cómplices años de invisibilidad, exclusión, silencio, impunidad y estigma. Su muerte implicó la pérdida irreparable de una de las referentes de la comunidad más importantes de los últimos tiempos, en particular, en el campo de los derechos del colectivo travesti trans y un golpe institucional muy fuerte para activistas y personas defensoras de los derechos humanos en el país, como en la región y el mundo. De allí que su brutal asesinato y travesticidio trasciende como un ataque a toda la comunidad de la diversidad sexual, a las defensoras de derechos humanos y a la sociedad en general” explico Cesar Cigliutti, Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

Si bien la legislación receptó este fenómeno de violencia hacia las personas LGBT a través del inciso 4 del Art. 80 del Código Penal, los tribunales nunca lo aplicaron a un asesinato de una persona travesti-trans, a pesar de los numerosos casos en todo el país y de la existencia de patrones comunes a todos los hechos.

En el marco del proceso, la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) presentó un amicus curiae basado en el impacto simbólico que posee la violencia por prejuicio que “envía un mensaje de terror generalizado a la comunidad LGBT” y remarca que cuando los Estados no llevan a cabo investigaciones exhaustivas e imparciales sobre los casos de violencia contra las personas LGBTI, la impunidad por estos crímenes transmite el mensaje social de que la violencia es condonada y tolerada, lo que a su vez, alimenta aún más la violencia y produce la desconfianza de las víctimas en el sistema judicial.

Pedro Paradiso Sottile, secretario de la CHA manifestó: Celebramos  un fallo histórico que viene a romper años de impunidad y silencio cómplice, desde el paradigma de derechos humanos, la perspectiva de género y diversidad. Se hizo justicia por Diana Sacayán con una sentencia que incluye el crimen de odio por identidad de género y la violencia de género, porque como lo manifestamos y solicitamos en el Amicus presentado en la causa desde la CHA nuestra querida Diana Sacayán fue víctima de un travesticidio. Esto marca un antes y después en el acceso a la justicia, un hecho histórico para Argentina, la región y el mundo. Para empezar a visibilizar, repudiar y condenar el fundamentalismo político y religioso, el discurso de odio y violencia que nos mata y excluye en base a nuestras identidades de géneros como sus expresiones  y diversidad corporal, nuestras orientaciones sexuales. Justicia para todas y todos, sin discriminación. Diana Sacayán, te abrazamos y gritamos hoy más que nunca presente, ahora y siempre! Basta de travesticidos, basta de crímenes de odio, basta de violencia contra personas LGBTI”

Diana Sacayán fue asesinada brutalmente en octubre de 2015 en su departamento de Flores, era una activista de los derechos humanos de las personas travestis y trans, reconocida nacional e internacionalmente e impulsora de la Ley Nacional de Identidad de Género y la Ley de Ley de Cupo Laboral trans de la provincia de Buenos Aires, que hoy lleva su nombre.

 

IMG_6157