La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y 100% Diversidad presentaron dos Amicus en el juicio por el crimen de odio de la líder travesti Diana Sacayán con argumentos para sostener la figura del travesticidio

por-diana

Las organizaciones Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y 100% Diversidad y Derechos presentaron esta mañana – a seis años de la histórica aprobación de la Ley de identidad de Género 26.743- un escrito por cada organización solicitando ser considerados “Amigo del Tribunal” (amicus curiae) en la causa del homicidio de la defensora de derechos humanos, la activista travesti Diana Sacayan, para acercar argumentos que permitan encuadrarlo bajo la figura del crimen de odio.

“El asesinato de Diana Sacayán es un travesticidio, figura que está contemplada en el Código Penal como un agravante por odio a la identidad de género y que representa un claro mensaje de reproche de la sociedad hacia esta crueldad extrema.  Nuestra intención es contribuir  a que ahora la Justicia, en su fuerte rol político, decida emitir un contundente mensaje que aporte al cambio cultural”, explicó Greta Pena, de 100% Diversidad y Derechos.

“DIana Sacayan fue víctima de un travesticidio, un crimen de oido basado en su identidad de género. Su brutal asesinato exige una respuesta contundente e histórica por parte de uno de los poderes del Estado, la Justicia, tras largos y cómplices años de invisibilidad, exclusión, silencio, impunidad y estigma. Su muerte implicó la pérdida irreparable de una de las referentes de la comunidad más importantes de los últimos tiempos, en particular, en el campo de los derechos del colectivo travesti trans y un golpe institucional muy fuerte para activistas y personas defensoras de los derechos humanos en el país, como en la región y el mundo. De allí que su brutal asesinato y travesticidio trasciende como un ataque a toda la comunidad de la diversidad sexual, a las defensoras de derechos humanos y a la sociedad en general” explico Cesar Cigliutti, Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

El juicio se desarrolla en el Palacio de Tribunales contra un solo imputado, aunque la investigación arroja los datos de al menos otra persona mas, y contará la semana próxima con los alegatos del fiscal y de las querellas, que solicitaron sea calificado como un femicidio y un travesticidio.

Diana Sacayán fue asesinada brutalmente en octubre de 2015 en su departamento de Flores, era una activista de los derechos humanos de las personas travestis y trans, reconocida nacional e internacionalmente e impulsora de la Ley Nacional de Identidad de Género y la Ley de Ley de Cupo Laboral trans de la provincia de Buenos Aires, que hoy lleva su nombre.

Si bien la legislación receptó este fenómeno de violencia hacia las personas LGBT a través del inciso 4 del Art. 80 del Código Penal, los tribunales nunca lo aplicaron a un asesinato de una persona travesti-trans, a pesar de los numerosos casos en todo el país y de la existencia de patrones comunes a todos los hechos.

Las presentaciones de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y 100% Diversidad se basan en el impacto simbólico que posee la violencia por prejuicio que “envía un mensaje de terror generalizado a la comunidad LGBT” y remarca que “cuando los Estados no llevan a cabo investigaciones exhaustivas e imparciales sobre los casos de violencia contra las personas LGBTI, la impunidad por estos crímenes transmite el mensaje social de que la violencia es condonada y tolerada, lo que a su vez, alimenta aún más la violencia y produce la desconfianza de las víctimas en el sistema judicial”.

Además de elementos característicos en la modalidad de los crímenes de odio como el ensañamiento, los amicus curiae destacan “la situación estructural de vulnerabilidad y violencias hacia las personas travestis y trans, la característica de Sacayan de ser una defensora de los derechos humanos y de haber estado cuando el asesinato ocurrió, en ocasión de ejercer su libertad de vivir y desarrollarse de acuerdo a su identidad de género”.

“Entendemos que el rasgo distintivo de un crimen de odio –agregó Greta Pena- es que señala una idea de sometimiento, es en razón de la constitución individual de la víctima que para evitar esa agresión, debe dejar de ser quien es, a diferencia de los homicidos comunes. Por ello, lo central es la motivación del atacante, motivos que no son simplemente algo subjetivo ni se penaliza lo que piensa, sino que en lo que debe hacerse foco es en lo que señalan estos motivos: el sometimiento”.

Desde 1993 la CHA realiza un Informe Anual sobre Casos de Discriminación por Orientación Sexual e Identidad y Expresión de Género. Hace 26 años, el entonces presidente de la CHA, Carlos Jáuregui, redactó un primer registro y memoria histórica de la discriminación hacia nuestra comunidad LGBTI. Por primera vez y atento la gravedad e impacto de su travesticidio que aún persiste, la CHA decidió en el año 2016 dedicar su Informe Anual 2015: Crímenes de Odio (Asesinatos por Orientación Sexual e Identidad de Género) a la militante travesti Amancay Diana Sacayán, compañera de militancia y una de las referentes más importantes del movimiento por la diversidad sexual. Ahora venimos a solicitar #JusticiaPorDianaSacayan al Tribiunal mediante la argumentación jurídica expuesta en el Amicus, manifestando de forma contundente que fue un crimen de odio y #FueTravesticidio ”, explico Pedro Paradiso Sottile, Secretario de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).